Chavez Extintores

blog

PREVENCIÓN DE RIESGOS EN LA INDUSTRIA


Un incendio declarado en una instalación industrial es mucho más peligroso debido a la existencia de materiales y productos químicos utilizados en muchos procesos que suelen ser peligrosos.

Los efectos negativos de un incendio pueden ser:

  • Interrupción de la producción; puede llegar a obligar a que los clientes busquen fuentes alternativas que le suministren el producto.
  • Puede llegar a quedar destruido todo el material e información recogido en archivos.
  • Cuando se produce un incendio, dependiendo de las características del mismo, puede llegar a provocar que los trabajadores necesiten trabajo, con lo que puede llegar a provocar un éxodo de trabajadores a otras empresas.
  • Incluso puede llegar a situación de quiebra y cierre de la empresa.

Con un buen programa de prevención incendio es posible llegar a reducir o eliminar el riego de incendio en el lugar de trabajo, mediante una mayor concientisación de la necesidad de seguridad en todos los empleados, hay que ofrecer a todos los empleados una formación adecuada para saber cuando existe peligro de incendio y para tomar las medidas adecuadas a fin de que tal situación no desemboque en un incendio.

Es necesario tener un amplio conocimiento de todas las zonas existentes en la empresa, así como las instalaciones y por supuesto todos los riesgos que acarrean Cada proceso de trabajo conlleva unos riesgos de incendio o explosión perfectamente identificados; por ello es necesario conocerlos y protegerlos, por ello la
presencia de una persona con amplios conocimientos de la planta nos ayudaría a la prevención.

Es necesario saber los periodos del día, del mes y del año en que la empresa es más vulnerable al fuego y sobre todo establecer procedimientos para disminuir en lo posible la vulnerabilidad.

Otros de los aspectos que ayuda, son las revisiones, no sólo a los sistemas de detección y extinción de incendios, sino también revisión de todas las instalaciones existentes con riesgo potencial.

Una política de la dirección para mejorar en todo lo posible no sólo la prevención de incendios, sino en general la prevención de todo tipo de situaciones de emergencia que es posible que se den, incluido los accidentes de trabajo.